El planeta Saturno

Escrito por Mercedes

Saturno, ¡el gran maestro!

Lo que hay que saber sobre Saturno…


Saturno rige el signo de Capricornio y nos invita a meditar sobre la noción de tiempo. Bajo su tutela, no merece la pena ni hablar de acelerar el movimiento ni de precipitar las cosas…sólo hay que obedecer a los mandatos de prudencia del austero planeta que tiene a veces una fama un poco sombría debido a que su principal habilidad es enseñarnos que el que algo quiere …algo le cuesta y que para tener la esperanza de concretar algún día nuestros sueños no bastará con confiar o actuar, sea cual sea nuestro entusiasmo, sino que habrá que estructurar nuestros planes, afirmar nuestra voluntad y anclar nuestras ambiciones para llevarlas a buen puerto.

Pero aunque Saturno nos prueba y testea nuestro aguante, también representa, si pasamos la prueba, el ascenso, el alcance de un ideal tanto social como intelectual y a veces, ¡hasta místico! Si bien Saturno obliga a ser riguroso y obstinado también tiene que ver con la recompensa duradera como resultado del deber cumplido y quizás más aún del…¡tuteo de nuestro alma!

Saturno en nuestro tema…


Saturno, dios romano del tiempo (Cronos para los griegos) permite represar el flujo creativo de Urano y, ¡darle una forma concreta! En nuestro tema y sin importar la posición que ocupa, el planeta nos obliga a soportar, resistir, durar, ¡y a profundizar tanto nuestros pensamientos como nuestras obras! Saturno aplaza la acción de Júpiter y la complementa para nuestro desarrollo. También representa nuestra estructura (físicamente nuestro esqueleto, nuestros dientes…) y por lo tanto, ¡su desgaste con el tiempo! Saturno empieza los ciclos…y los termina. Cava las fundaciones y arranca el árbol cuando ya ha dado sus frutos. ¡Todos los grandes cambios relacionados con los tránsitos saturnianos traen consigo la muerte (simbólica o real) de una parte de la vida, de un ser o de una actitud, ¡ya obsoleta! Su presencia en un punto determinado de nuestra carta del cielo indica a menudo un eje de oposición al que el individuo tendrá que afrontarse para progresar hacia los objetivos fijados e, ¡intentar desbloquear a plazo las energías que visiblemente traban su expansión!

La influencia de Saturno es frustrante debido a su modus operandi el cual nos obliga a enfrentarnos a nuestras carencias, a nuestras dudas y a nuestros miedos, y nos insta a analizar con constancia y diligencia las estructuras (a menudo heredadas del pasado, de nuestra educación o de un contexto social y cultural), ¡que nos impiden seguir adelante! En nuestro tema, Saturno indica un sector en el que experimentamos una gran inseguridad, una dimensión de nosotros mismos en la que por lo general nos mostramos muy sensibles a los criterios y aspiraciones sociales. Anhelamos la aprobación máxima y Saturno nos priva de este reconocimiento tan codiciado. Y sólo después de un largo recorrido lleno de trampas y de pruebas de todo tipo, ¡conseguiremos levantar la capa de plomo saturniana y disfrutaremos por fin de la influencia del implacable maestro!

Este planeta a priori frío nos reserva algunas bonitas sorpresas si perseveramos en nuestra búsqueda de la autenticidad y del rigor. Si respetamos sus reglas no sólo podremos aspirar a las funciones que codiciamos (a menudo Saturno es fuerte en los temas de los grandes políticos y más especialmente de los personajes que han contribuido de alguna manera a elaborar las leyes que rigen el mundo) sino también salir de nuestra reserva y del cascarón, para que, liberados de nuestros complejos y espantos, ¡nos aventuremos en conciencia en el camino hacia un ideal o a veces hacia la superación personal! Saturno inspira a los pensadores, a los historiadores, a los filósofos pero también, ¡a los seres en búsqueda de trascendencia! Con Saturno todo nos parece difícil al principio, pero al final, si superamos la prueba…¡conseguiremos que lo imposible se vuelva posible!

Saturno hoy…


Saturno ha dejado a Sagitario (al que ocupaba desde el 23 de diciembre del 2014) el 20 de diciembre del 2017, para integrar a Capricornio, signo en el que es regente.

A gusto en este signo bastante austero, el planeta, de aquí al 17 de diciembre del 2020 permitirnos materializar las transformaciones iniciadas en el signo precedente. El inicio de un camino, la concreción de una elección de vida, ¿humana, espiritual? ¡Ciertos bloqueos deberían por fin ceder y dejar de frenar nuestra expansión, pero si el tránsito de Saturno en Capricornio anuncia el inicio de un nuevo modo de vida, no nos garantiza que sea totalmente floreciente y divertido! ¡Cierta gravidez acompaña este tránsito que nos lleva a madurar, a crecer con consciencia, a renunciar de una manera u otra a la inquietud y a tomar o asumir nuestras responsabilidades!



Si estás en Capricornio:


¡De naturaleza más introvertida y solitaria, el nativo de Capricornio siempre mantiene, pase lo que pase, los pies en tierra, pero igualmente puede ser tentado por una búsqueda mística que da sentido a su vida y le permite tomar altura con respecto a la vida diaria y distancia con respecto a los eventos ! Este paso de Saturno en tu signo debería reforzar estas disposiciones e invitarte expresamente a realizar un regreso a ti mismo. ¿Se trata de hacer un análisis sobre los años pasados, tomar el tiempo para separar lo esencial de lo superfluo? Cualquier cosa (una forma de vida, un lazo, ciertas creencias o pertenencias que no tienen razón de ser y te halan hacia atrás) llega a su fin y pronto podrías sacar enseñanzas preciosas de aquello que experimentas y entiendes hoy. ¡Un periodo que te lleva un poco a tus atrincheramientos y acentúa tu necesidad de interiorizarte, pero debería permitirte con el tiempo a abrir con consciencia una nueva página de tu existencia mucho más acorde con tus necesidades más auténticas!






Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia.