Nodos lunares y Karma

Escrito por Isabel

Procedentes de la tradición india, los nodos lunares están siempre en signos opuestos del zodiaco. Forman el mismo eje y se basan en la idea de que debemos pasar por un camino espiritual.

Astronómicamente, los nodos lunares no son un cuerpo celeste tangible. Estos son simplemente los puntos de intersección entre la órbita lunar y el plano de la eclíptica terrestre. En otras palabras, se forman cuando la Luna se mueve desde el hemisferio sur al hemisferio norte. Como todos los movimientos cíclicos, los nodos eventualmente harán el giro completo de la rueda del zodiaco, esto en 18,5 años. Pero cuidado, el giro es en dirección opuesta al zodíaco, a diferencia de otros planetas (de Tauro a Aries, etc.). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que algunos astrólogos usan los nodos "verdaderos", mientras que otros prefieren la posición "promedio". Esta noción es, por supuesto, un poco técnica y, a veces, genera un cambio de solo unos pocos grados. Para los no especialistas, uno puede referirse muy bien a las posiciones dadas por las efemérides de la NASA.

¿Qué dice nuestro karma?
Los nodos lunares se utilizan principalmente en astrología kármica. Este eje nos informa al mismo tiempo sobre nuestro pasado, nuestros logros, pero también sobre nuestra misión de vida. En otras palabras, se basan en la idea de que nos encarnamos trayendo con nosotros el fruto de nuestras vidas pasadas. Sin embargo, no estás obligado a "creer" en vidas pasadas para encontrar elementos interesantes en tu análisis. También puede representar simplemente un camino simbólico.

El punto que representa este pasado es el Nodo Sur, que también se llama la Cola del Dragón. Describe los rasgos de comportamiento que adoptamos sin esfuerzo, instintivamente. Para los más avanzados en astrología kármica, este punto puede incluso describirse: por su posición en signo, casa y por los aspectos con los otros planetas, un país, una tipología de persona, una condición financiera, un rasgo de carácter, como ser atraídos o no por la aventura, etc. Este punto se puede usar como un trampolín para progresar, para construir sobre algo sólido. Pero el Nodo Sur también representa las deudas kármicas, las cargas, las malas actitudes de las que no podemos deshacernos, especialmente en caso de aspectos difíciles o si nos aferramos a él con demasiada fuerza.
El Nodo Norte, la Cabeza del Dragón, representa, por el contrario, nuestra meta de vida en la Tierra. Describe a qué debemos esforzarnos, nuestro ideal de evolución. Naturalmente, nos pide esfuerzos porque se trata de progresar, de mejorarnos y de descubrir una nueva forma de vivir, de comportarnos. Algunos astrólogos también ven este punto como el sello de nuestra futura encarnación: ¿qué tipo de mujer u hombre podemos ser en una versión mejorada? ¿Trabajador, centrado en tu vida interior? etc. Las mismas preguntas surgen para el Nodo Sur, pero para el futuro. De todos modos, incluso sin creer en la reencarnación, es interesante descubrir nuestro potencial oculto que nos permitirá sentirnos mejor. Y esto es lo que permite el estudio de los nodos lunares.
Al ritmo de nuestra existencia

En función de la duración del ciclo astronómico, ya podemos predecir las edades clave en las que los nodos estarán en su posición de nacimiento. Se trata de:

18-19 años:
Nos convertimos en adultos jóvenes y nos damos cuenta de nuestra identidad, los desafíos que surgen en un entorno determinado (la encarnación actual).

37 a 38 años:
Esta es la edad de los primeros grandes logros: hemos elegido un oficio, a menudo nos hemos convertido en padres y nos preparamos para el turno de la cuarentena.

56-57 años:
Es el momento de la madurez. Podemos dar la vuelta y ver el camino realizado. Quizás sea corregir nuevamente lo que debería ser y tal vez embarcarse en un desafío profesional final.

74-75 años.:
Uno puede esperar, si uno entendiera su modo de vida indicado por los nodos lunares, haber adquirido esta famosa sabiduría que nos permite estar en paz.

En resumen, estos períodos a menudo corresponden a etapas importantes de la vida, que nos obligan a reconsiderar el camino que hemos recorrido. Sin saberlo, nos inclinamos a hacer un balance de los éxitos y fracasos que nos han marcado y a modificar nuestro comportamiento de acuerdo con nuestro grado de madurez. Se suele decir que a menudo nos atraen el signo y los valores / la casa del Nodo Sur: es normal, este punto representa un lugar que conocemos bien. Pero si queremos evolucionar, debemos aprender a dejar ir lo que es el Nodo Sur para ir a su punto opuesto, el Nodo Norte. A menudo es más fácil hacerlo con la experiencia.

La posición de los nodos lunares es siempre personal, porque si están en el mismo signo durante casi dos años, las otras posiciones de los planetas o casas dependen de nuestras coordenadas de nacimiento. Así que los aspectos que fluyen son únicos: nos muestran si podemos contar con apoyo o frenos en nuestro camino de la vida. Si tienes que hacer sacrificios para esperar una mejor persona. Por lo tanto, es más o menos "fácil" dependiendo del caso. Con el tiempo, a menudo aprendemos a dejar ir el lastre para superarnos y las pruebas que la vida nos impone pueden verse como oportunidades para desarrollar la aceptación del destino de uno. Cuando realmente lo logramos, es porque sin duda somos un alma vieja, que ya ha adquirido sabiduría acumulada.

Finalmente, también debemos saber que no se trata de elegir el Nodo Norte y abandonar el Nodo Sur. También sería un error. Debemos encontrar un equilibrio sutil entre el conocimiento y el descubrimiento, entre la facilidad y el desafío. Por lo tanto, es un arte determinar si nuestras acciones son una buena apreciación de los desafíos.



0 comentario - Nodos lunares y Karma



Responder para publicar :


* Información obligatoria. Tu dirección de correo electrónico no será publicada, ni utilizada, esta servirá únicamente en caso de abuso.







Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia.