La carta n° XV: el Diablo

Escrito por Eva

El número « XV » está impreso en la carta del Diablo. Se presenta erguido sobre un trono de oro. Al igual que Lucifer trae la luz con su antorcha. Debajo del trono hay agua estancada. A su lado hay dos personajes, atados por el cuello con una cuerda. No vemos sus manos escondidas detrás de la espalda. La carta del Diablo es positiva, es fuente de energía. La fuerza del deseo está omnipresente. Esta carta ilumina, muestra el camino de forma brutal, pero realista. Sin embargo si las cartas que rodean al Diablo son negativas, entonces sólo anunciará malas cosas : ruptura, desgarro, pasiones amorosas destructivas,etc. El Diablo puede predecir también una trahición futura o ilusiones tomadas demasiado en serio.Posición derecha::

La carta del Diablo al derecho no es muy positiva, de hecho se interpretan sus aspectos negativos. Significa cambios radicales no deseados en la vida del consultante. Tendrá que afrontar peligros. El Diablo es la carta de la destrucción, del mal, lo malo gana. Para el consultante, esta carta puede anunciar también problemas de salud, falta de energía, pensamientos negros, depresivos. El Diablo también simboliza la dependencia afectiva y por lo tanto la sumisión a otra persona. Su significado : esclavitud, mal, lujuria, destrucción.Posición invertida:Por lo contrario, la carta del Diablo invertida es de entrada un poco más positiva. Es fuente de energía mental y sexual. El consultante está dotado de un magnetismo inagotable, seduce a todos los que le rodean. Tiene éxito en sus acciones. Es un tiempo enriquecedor. Los cambios en la vida no son forzosos sino deseados. El consultante está colmado de energía. Significado : magnetismo, sexo, riquezas, seducción.En resumen:Es la lámina de la suerte y del éxito, si el Diablo está en posición invertida. Simboliza el poder y la riqueza. Su influencia puede volverse negativa cuando la carta sale hacia arriba, y si las otras cartas que le acompañan lo avalan.




Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia.